9 tendencias de las iglesias para el 2022

Suponiendo que lleguemos al otro lado del COVID a finales de este año, el panorama para las iglesias está prácticamente despejado. Por supuesto, ninguno de nosotros puede conocer el futuro con certeza, y otro pico de COVID podría cambiar la conversación dramáticamente.


Sin embargo, vemos nueve realidades a las que se enfrentará tu iglesia en el 2022. Esta investigación se basa en nuestras conversaciones y en los datos de cientos de iglesias con las que trabajamos. Sin ningún orden en particular, aquí están las nueve realidades:


1. Hay muchas razones para la esperanza. 


Bíblicamente, siempre hay esperanza en Cristo. Además, vemos que muchas iglesias están alcanzando a más personas de las que nunca lo han hecho. La mayoría de las iglesias no han experimentado una disminución de las finanzas. La asistencia está cerca o incluso mejor que los números de 2019 en una de cada seis iglesias. En pocas palabras, si Dios no ha terminado con estas iglesias, hay razones para creer que tu iglesia puede ser una de esta que marquen la pauta.


2. Las iglesias que crecen moverán el evangelismo a un ministerio prioritario. 


La mayoría de los líderes de las iglesias atestiguan esta realidad, pero pocos la practican. El evangelismo no puede ser una actividad o ministerio más de la iglesia. Las iglesias que crecen se centrarán en la evangelización más que en cualquier otro momento de su historia. Esa será la única manera de que crezcan en medio de la cultura post-cristiana. Como comentario anecdótico, nuestro recurso más popular se llama «Ora y Ve». Su popularidad es una buena señal de que más iglesias están tomando en serio la oración y el evangelismo.


3. El apoyo de las denominaciones disminuirá significativamente. 


La mayoría de las denominaciones, al igual que las iglesias a las que sirven, están luchando. No tienen los recursos que antes tenían para ayudar a las iglesias. Se formarán nuevas redes y se establecerán nuevos grupos de afinidad entre las iglesias para que puedan ayudarse mutuamente.


4. Las actitudes hacia los cristianos y las iglesias no son monolíticas. 


No asuma que todos los no cristianos que conozca son anticristianos. Ciertamente, hay algunos que tienen antipatía hacia nuestra fe, pero muchos no. Sin embargo, el Espíritu Santo puede trabajar en cualquier cultura. La cultura del primer siglo no comenzó con una visión cultural favorable del cristianismo, pero las primeras iglesias lo hicieron bien de todos modos.


5. El ministerio vocacional a tiempo parcial se convertirá en la norma. 


En Estados Unidos han notado que actualmente hay un millón de pastores y personal a tiempo parcial. Ese número seguirá creciendo. Esta tendencia no se debe completamente a las limitaciones financieras. Muchos pastores y personal bivocacionales eligen este camino. Llamamos a esa realidad «ministerio co-vocacional». En España, desde donde se hace la traducción y adaptación de este texto, la tendencia bivocacional es casi una norma, de hecho, lo raro es encontrarse con pastores y personal contratado para el servicio de la iglesia.


6. El crecimiento horizontal se convertirá en una estrategia clave para el crecimiento de las iglesias.


El crecimiento horizontal tiene lugar cuando una iglesia establece una nueva sede, un nuevo servicio distinto al del domingo por la mañana, un nuevo local o adopta una iglesia ya existente. El crecimiento vertical ha sido la estrategia clave del pasado. Las iglesias intentaban crecer lo máximo posible en el horario del domingo por la mañana en un solo lugar. En las iglesias en crecimiento, el crecimiento horizontal y el vertical se complementarán.


7. Muchísimas iglesias se enfrentarán a la opción de cerrar o ser adoptadas. 


Esta cifra es superior a los cierres de años anteriores. Sin duda, la COVID ha acelerado y exacerbado esta tendencia. Mientras que la cuestión del cierre es una triste realidad, la opción de ser adoptada (a veces llamada replantada o adquirida) es una tendencia creciente y saludable.


8. Las iglesias que se resisten al cambio declinarán más rápidamente. 


En muchas iglesias es difícil efectuar el cambio. Ese triste mantra de «nunca lo hemos hecho así antes»es la verborrea del declive y la muerte. La resistencia al cambio provocará un declive más rápido que nunca. En el pasado, estas iglesias podían contar con un modesto crecimiento de los cristianos culturales para compensar algunas de sus pérdidas. Sin embargo, el cristianismo cultural ya está dejando de existir. También lo harán las iglesias que se aferran a tradiciones no esenciales del pasado.


9. Más iglesias lucharán por encontrar pastores.


Cada semana oímos hablar de iglesias sin pastor. El estribillo es común. Las iglesias simplemente no pueden encontrar un pastor que consideren adecuado para sus congregaciones. Desde la perspectiva de los pastores, están siendo muy cuidadosos, si no selectivos, antes de trasladarse a otra iglesia. Si se enteran de que la iglesia ha despedido o echado a pastores, ha habido un “golpe de estado” del personal, o si la iglesia tiene una reputación de negatividad y peleas, no se dejarán considerar por la iglesia.



Conclusión:


Mientras lee estas nueve realidades para las iglesias en 2022, por favor lea de nuevo el primer punto. En medio de todos estos desafíos, hay una abundancia de esperanza. Lo que ya no es una opción es un camino intermedio de «hacer iglesia» como siempre.


Las iglesias se centrarán en las prioridades dadas por Dios, o decaerán y morirán. Es así de básico.


________________________________________



Este artículo apareció originalmente en www.churchanswers.com


Thom Rainer (autor)

http://ThomRainer.com


Thom S. Rainer es presidente y director general de Church Answers y director ejecutivo de Revitalize Network. Sirvió durante 12 años como decano del Southern Seminary y durante 13 años como presidente y director general de LifeWay Christian Resources. También es un respetado investigador y antiguo pastor, y ha escrito más de 25 libros, entre los que se encuentran muchos best sellers, como I Am a Church Member (Yo soy un miembro de iglesia). Rainer y su esposa, Nellie Jo, tienen tres hijos mayores, varios nietos y viven en Nashville, Tennessee.


Traducción y adaptación realizada por Edmundo Hernández.




redes sociales:
  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W
Otros temas:
etiquetas
No hay tags aún.