¿Qué estamos aprendiendo?

¿Qué estamos aprendiendo a medida que volvemos a tener reuniones presenciales?


La reapertura de los locales de las iglesias a la luz del COVID-19 nos ha ayudado a tener un enfoque más claro respecto a las siguientes 12 cosas.

Mientras hablo con más y más pastores cuyas iglesias se han reunido presencialmente después de acabar el tiempo de confinamiento, escucho algunos temas comunes sobre lo que están aprendiendo sus congregaciones.

 

Estos son algunos de ellos:


1. Que hemos sido superficiales. Las iglesias hacen muchas cosas que realmente no importan mucho, llevando a cabo actividades intrascendentes y teniendo estructuras poco funcionales, el tema es que estas cosas siempre se han hecho de esa manera, y si hemos pretendido cambios estos se han dado de manera superficial para que quienes están acostumbrados a lo que siempre se ha hecho... no se molesten y se sientan ofendidos. Ahora estamos siendo empujados a centrarnos en lo que importa.


2. Que hemos sido ineficaces. Si había ministerios que no funcionaban antes del cierre a causa del COVID, veo más iglesias que están dispuestas o a ajustarlos de raíz o a darlos por terminados. De alguna manera esta situación nos ha obligado a acelerar la (necesaria) muerte lenta de algunos ministerios ineficaces.


3. Que quizás no entendíamos del todo la comunión de la que habla el Nuevo Testamento. El compañerismo solía ser con la idea de comer juntos. Ahora, anhelamos estar juntos porque es bueno para nuestros corazones… haya o no comida. Hemos valorado la cercanía y la comunidad en una dimensión distinta.


4. Que hemos mantenido peleas tontas acerca de la manera de cómo llevar las celebraciones. Peleamos menos por nuestras preferencias cuando echamos de menos estar juntos. Es genial volver a escuchar voces cantando, incluso si no conocemos el himno o el coro, si es más o menos moderno, si el volumen es más o menos alto. Es posible que estemos descubriendo que hay cosas mucho más importantes en las cuales gastar la energía que pelear por modelos cúlticos.

5. Que quizás nuestros presupuesto no sostenían lo que en verdad es trascendente. Muchos de nosotros hemos estado agradecidos por la entrega fiel del pueblo de Dios, pero muchos también se han visto obligados a apretarse el cinturón financiero debido a esta crisis. Cualquier ajuste requiere que controlemos el gasto y ajustemos un presupuesto para que tenga más sentido. Hay quienes están revisando sus presupuestos para que en esta y siguientes temporadas apunte al apoyo a cosas más trascendentes.


6. Que debemos poner a los demás antes que a nosotros mismos (Filipenses 2:3). Aquí me refiero específicamente a usar mascarillas, mantener la distancia social, etc. No conozco a nadie a quien le guste esta situación, pero es correcto que pensemos en los demás primero.


7. Que la adoración corporativa es importante. Me doy cuenta de que muchos todavía no se sienten cómodos al regresar a un servicio de adoración celebrado en interiores, y honro esa decisión. Al mismo tiempo, nos hemos dado cuenta de lo dulce que es el hecho de que el pueblo de Dios se reúna, lo adore, le exprese gratitud, ignore las cosas insignificantes, nos hagamos responsables unos de otros y adoremos públicamente a nuestro Creador y Redentor. Sospecho que las reuniones dominicales era una rutina para muchos de nosotros antes de COVID.


8. Que el ruido que hacen los niños en la iglesia es precioso. Si tu iglesia se está reuniendo pero aún no ha abierto los ministerios infantiles, ya sabes a lo que me refiero. Los pequeños pueden ser bulliciosos a veces, pero aportan diversión y vida a un edificio.


9. Que somos afortunados por la libertad de poder reunirnos. En todo el mundo, las congregaciones dejaron de reunirse durante COVID. Sin embargo, a medida que el mundo vuelve a tener un sentido de "normalidad", muchos de nuestros hermanos y hermanas globales todavía no pueden reunirse, pero no es por un virus… es por persecución.


10. Que las generaciones jóvenes son un tesoro que no habíamos valorado del todo. En este tiempo ha nacido un nuevo vocabulario en muchas iglesias (Zoom, live, on-line, Facebook, Instagram, Youtube, edición, filmación, producción. post-producción, iMovie, multicámara, Filmora, DaVInci, After effects, Wetransfer, Drive, etc.) y junto con él la necesidad de que esté involucrada la gente correcta que lo entienda y lo domine, y allí han brillado nuestros jóvenes. Muchas iglesias que no tenían millennials y centennials entre sus filas se enfrentaron a una nueva realidad indescifrable para ellos.


11. Que nuestra falla más grande está en el débil -o carente- discipulado. Quizás hemos generado creyentes a quienes hay que masticarles cada bocado de comida antes de que puedan digerirla, no saben buscar por sí mismos y procesar el alimento espiritual de manera sensata y madura. Les hemos dado pocas herramientas para que sepan creer y ayudar a crecer a otros.


12. Que la iglesia es la gente. Ríete si quieres, pero hay sitios en los que ni siquiera se lo había planteado: la iglesia es la gente, son las personas, las familias. La iglesia no es el culto, no es el edificio, no es el tiempo de alabanza musical, no son las actividades… y este descubrimiento debe calar tan hondo que lo cambie todo por completo.


Estoy seguro de que podrías agregar más cosas a esta lista, y te invito a hacerlo a través de los comentarios. Sin embargo, termino mostrándote un miedo que tengo: que las cosas que estamos aprendiendo se olviden rápidamente cuando la rutina vuelva a su lugar. Que Dios impida que sea así.

 

____________________________________________________


Chuck Lawless (http://ChuckLawless.com).Es decano y vicepresidente de estudios de posgrado y centros de ministerio en Southeastern Seminary en Wake Forest, Carolina del Norte, y consultor de educación teológica global para la Junta de Misiones Internacionales de la Convención Bautista del Sur.

 

 



 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

redes sociales:
  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W
Otros temas:

September 17, 2020

Please reload

etiquetas
Please reload

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W