PRINCIPIOS DE LIDERAZGO EN MEDIO DE LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

 

Supongo que no hay nada en la historia de tu liderazgo que se parezca a la pandemia actual de COVID-19. Me tocó vivir la crisis del SARS en 2003, pero esto ha eclipsado todo lo que sucedió durante el SARS: el bloqueo de las fronteras nacionales, el impacto de los viajes, los estadios vacíos, las estaciones canceladas y la vida diaria cambiando rápidamente.

La pregunta es: ¿cómo responder frente a esto como líder?

Cuando las circunstancias cambian a diario, incluso cada hora, aquí te comparto algunos principios que te ofrezco como líder que también está tratando de salir adelante en medio de lo que estamos viviendo
.
1. PRACTICA EL LIDERAZGO, NO LA REACCIÓN.

Lo extraño del liderazgo es que tienes más emociones juntas que cualquier otra persona durante una crisis. Eres conmovido al pensar en tu propia salud, tu familia, tus propias libertades y tus propios miedos. Además, eres responsable del peso de una iglesia u organización, lo que agrega una carga que es muy difícil de explicar a alguien que no ha llevado dicha carga nunca.

Estamos viendo cómo los abruptos movimientos de los mercados bursátiles y el loco e irracional arsenal de necesidades que bordea un pánico absoluto, el miedo, la codicia y el egoísmo, causan estragos en la vida de todos. En medio de todo ello, hay que liderar, no meramente reacionar.

Tu trabajo no es solo reaccionar a lo que está sucediendo, es liderar a las personas a la luz de lo que está sucediendo. Eso significa que debes controlar tus emociones y hacer lo mejor para los demás, no solo lo mejor para ti mismo. Cree esto: cuando tu iglesia u organización ve pánico o negación estúpida en tus ojos, el pánico se apodera de los suyos.

Tus bromas en las redes sociales sobre la cantidad de papel higiénico que has almacenado o, alternativamente, que esto no es peor que la gripe estacional, o cualquier teoría conspiratoria barata sacada de las redes sociales que estés respaldando, socava su confianza en ti.

2. ABRAZA EL SACRIFICIO, NO EL EGOÍSMO.

Quizás lo que más me decepciona, tanto en mí mismo como en las cosas que veo a través de las redes sociales, es el profundo egoísmo que los cristianos muestran en medio de una crisis. También siento todos esos instintos reactivos dentro de mí… y allí es donde descubro que están equivocados.

Es fácil detectar el egoísmo en otras personas. Una crisis simplemente revela y amplifica lo que ya está allí. Para muchos de nosotros, Lo que se asoma es el egoísmo y la justicia propia.

Necesito recordarme a mí mismo que la iglesia primitiva no era conocida por acumular suficientes alimentos y suministros para sí mismos y difundir el miedo en las redes sociales.

El legado de la Madre Teresa no se basó en acumular meses de suministros para ella y preguntarle a los pobres de Calcuta por qué no eran tan sabios e inteligentes como ella. Toma nota de esto: los mejores líderes muestran sacrificio en tiempos de crisis, no egoísmo.

El sacrificio que muestres como líder sacará el sacrificio en los demás. Desafortunadamente, el egoísmo tiene el mismo efecto. No digo que no debas alimentar a tu familia o lavarte las manos a fondo y con frecuencia. Son elementos que no debemos descuidar por ningún motivo. Pero esa no puede ser nuestra única o principal respuesta.

El mundo a veces entiende el evangelio mejor que los pastores, suelen celebran a las personas que dan su vida al servicio de los demás. La autoprotección y la defensa personal pueden ser otra religión o doctrina pero, no es el camino de quienes siguen a Jesús.

3. RODÉATE DE CONSEJEROS SABIOS PARA CONTROLAR TUS INSTINTOS NATURALES.

Me doy cuenta de que suena axiomático decir que no debes reaccionar de más o de menos, pero casi nadie lo hace bien por naturaleza: tenemos un sesgo natural ya sea a la reacción abrupta y exagerada o, a reaccionar lenta y miedosamente.

La clave es conocer tu tendencia. Y, supongo que sobrerreaccionas de forma exagerada a ciertos desencadenantes y subrreaccionas de forma exagerada a otros.

Yo no estoy motivado por el miedo de manera natural y espontánea, así que cuando ocurre una crisis como esta, definitivamente me inclino hacia la subrreacción. Para ser honesto, estoy sorprendido de lo rápido que se ha extendido y cuánta perturbación se ha generado en un período de tiempo tan corto.

Literalmente, la primera semana que se anunció el nuevo coronavirus a principios de 2020, un funcionario de atención médica de mayor rango me detuvo y me dijo que esto sería más grande que el SARS y podría infectar a decenas de millones de personas. Él tenía acceso a información del gobierno y a los canales de salud que yo no tenía. Esperaba que estuviera equivocado. Ahora parece que estaba en lo correcto.

Las redes sociales están demostrando ser muy poco útiles para proporcionar información confiable sobre la pandemia, y los principales medios de comunicación se han visto afectados por la necesidad de clics en la economía de la atención (quien gana la atención de la gente tiene el poder).

Es irónico que en una era de acceso sin precedentes a la información, durante una crisis, gracias a las redes sociales, la mayor parte de lo que se obtiene sea información errónea, histeria y desinformación… estamos inundados de bulos y fake news. Supongo que eso no debería ser sorprendente. Siempre se ha dicho que la verdad es la primera víctima de la guerra.

Entonces, ¿qué puedes hacer?

a. Llama a las personas más inteligentes e informadas que conozcas y que tengan experiencia real en el cuidado de la salud y, permite que te asesoren. Quizás ellos puedas decirte cuáles fuentes son las más confiables.

b. También acude a algunas personas que sean más sabias e inteligentes que tú, tanto en cuestiones de liderazgo como en cuestiones de comunicación, y pide que te asesoren para definir tu línea de comunicación.

c. Piensa en estas personas como un gabinete de guerra o un comité especial de personas verdaderamente sabias que están allí para informarte durante la crisis. Ellos te ayudarán a recopilar información precisa y a tomar decisiones informadas.

d. No desestimes obtener consejo de algún político local o un funcionario cívico que esté bien informado de la evolución de la crisis.

e. Mientras tanto, deja de seguir a los extremistas en línea en cualquiera de los campos. El ruido sin sentido te hará aún más difícil pensar, orar y formarte una opinión.

Todas estas personas de las que hablamos quizás estén más allá de tu red de contactos inmediata, así que acude a gente de la comunidad y del ministerio que quizás no conoces, pero en quienes podrías confiar por su experiencia y liderazgo mostrado en situaciones pasadas.

Esto te ayudará a enfocarte y aclarar tu mente y corazón. Te dará descanso en medio de la tormenta de opiniones y desinformación circundante.

4. COMUNÍCATE CON CLARIDAD.

Después de asesorarte, planifica tu plan de comunicación y de acción.

Nuevamente, la mayoría de los líderes tienden a decir demasiado o, a decir muy poco.

Aquí hay un patrón que me ayudó a comunicarme durante una crisis:

a. Reconoce el problema. La gente necesita saber que tú estás al tanto (no hay cosa peor que ser dirigidos por un líder que parece no enterarse de nada), por lo que podrías comenzar diciendo: «Como ya sabéis, estamos en una situación en la que ninguno de nosotros habíamos estado antes y las cosas están cambiando día a día».

b. Reconocer ambos lados. Estoy seguro de que en las próximas semanas algunas iglesias decidirán cerrar y manejar reuniones online. Otras continuarán reuniéndose mientras se les permita. Reconocer que ambas son opciones te da más credibilidad, no menos. Al decir algo como «Hemos visto cerrar algunas iglesias, otros permanecen abiertos... y ambas son opciones». Con demasiada frecuencia te sentirás tentado a fingir que tu opción es la única opción. Eso en realidad solo te hace ver estúpido. Por supuesto, hay más de una opción, y tu gente lo sabe.

(Nota del traductor: en España. desde el primer momento que comenzamos a ver el desarrollo de la pandemia comenzamos a hablar como equipos de liderazgo cuál sería la mejor opción: si cerrar o permanecer abiertos teniendo ciertas precauciones. La mayoría de iglesias fueron cabales en su determinación, la cual era, no poner en riesgo a los miembros de las iglesias: todo mundo a reunirse desde sus casas. Creo que quienes tardaron en tomar esta decisión fue por ignorancia, por menospreciar la gravedad de la situación o, por elegir tener fe pero sin tomar en cuenta el sentido común).

c. Sea claro acerca de tu decisión. Indique la opción que has seleccionado. Por ejemplo: «Decidimos permanecer abiertos este fin de semana ... y así es como funcionará …».

 

(Nota del traductor: esta nota se escribió en EEUU, lugar en el que en este momento aún no se toman medidas más radicales como en el caso de países europeos. Para los países en los que aún la propagación no está tan extendida, desde IDEAS recomendamos, cuanto antes, tomar la decisión de no permitir aglomeraciones en vuestras instalaciones. Cuidemos a nuestras gente, no seamos necios).

d. Dile a la gente por qué. Esta es la cosa más importante que puedes hacer. El hecho de que tu iglesia esté abierta o cerrada es menos importante que la razón de porqué está abierta o cerrada. Después de todo, la gente no nos sigue por lo que haces, sino el porqué lo hacemos (desde IDEAS recomendamos la lectura de Empieza con el porqué de Simon Sinek).

e. Apunta a la esperanza. Debido a que es una crisis, probablemente estés entregando noticias que no deseas entregar. Lo que debes recordar es que tu trabajo es ver el futuro y guiar a las personas hacia allí. Habrá un momento en que la crisis pase, como líderes debemos apuntar hacia esa esperanza.

Si deseas ver un gran ejemplo de liderazgo en medio de la crisis en un contexto diferente, investiga el caso de Kevin Queen y el equipo de Cross Point Church en Nashville, cuyo edificio fue severamente dañado por los tornados en los primeros días de marzo de este mismo año 2020.

Por difícil que está siendo la situación, están ayudando a su ciudad y apuntando a la esperanza todo el tiempo mientras reconstruyen su iglesia. Me encantan los instintos del evangelio que Kevin y su equipo muestran. Kevin, por cierto, ha pedido a la gente que, principalmente, ayuden a reconstruir la ciudad.

f. No caigas en la manipulación. Vas a estar muy tentado a hacer girar la verdad hacia tu terreno. No lo hagas.

Esta es una situación compleja y la verdad es que la mayoría de nosotros no sabemos realmente cuánto durará esto, cuánto daño se hará o qué sucederá. Además, hay un interés personal en medio de lo que estamos viviendo: seguramente no quieres que la iglesia que diriges se quede sin dinero y sin gente, las empresas no quieren ir a la quiebra, las personas no quieren perder sus ahorros de toda la vida. Así que estarás tentado a darle un giro a los eventos para que todo salga a tu favor.

También he visto personas tratar de usar la crisis para justificar sus inclinaciones políticas de derecha o izquierda. Por favor: ¡no! Todo eso es un liderazgo realmente malo. Las crisis son humanas, no partidistas.

Una de las mejores maneras de combatir esto es simplemente hacer lo mejor para los demás. Si amas a las personas a las que sirves, ayúdales y dirígeles, ellos se unirán a tu alrededor. Si actúas con honestidad, lo harán. Si intentas manipularles, controlarles o usarles, los inteligentes lo olerán y se irán.

La gracia y la verdad te ayudarán a superar esto. Mantente atado a esos.

g. Descubre  la oportunidad de Dios en medio de todos los obstáculos: los líderes encuentran oportunidades donde otros solo ven obstáculos.

Hay oportunidades aquí. Lo dejé hasta el final porque algunos de vosotros pasaréis por la crisis (y yo corro el mismo peligro) y no verán nunca las oportunidades que esta ofrece, pero están ahí.

Hace cinco años, me di cuenta de que necesitaba un visado especial para hacer más del trabajo que quería hacer en los Estados Unidos. Estas no son fáciles de obtener. La situación me llevó a pensar en cómo podría entregar ese contenido sin enfrentarme a la frustración. También había querido escribir un libro, pero mi agenda estaba llena, así que a la luz de estos dos obstáculos (viaje incierto y la falta de margen total para escribir un libro), creé mi primer curso en línea. No tenía idea de que estaba por descubrir una de las mejores formas de servir a los líderes que he encontrado hasta la fecha. El apetito por los cursos en línea fue mucho mayor de lo que pensaba, y como resultado pude ayudar a miles de líderes a los que de otra manera no hubiera podido llegar, y pude mejorar significativamente todo lo que hago por los líderes. Pero ese no fue un gran diseño producto de una mente prodigiosa ni ingeniosa. Fue simplemente una respuesta a un problema que realmente no sabía cómo resolver. (Por cierto, obtuve la visa y ahora puedo hacer ambas cosas... ¡una sorpresa maravillosa!).

Entonces, ¿cuáles son algunas oportunidades frente a nosotros? Solo enumeraré algunas de las que veo:

MEJORA TU EXPERIENCIA DIGITAL / ONLINE.

Hace tiempo que sabes que tu experiencia en línea necesita mejorar, ¿o no? Ahora es el momento de actuar.

Dedica más tiempo y atención a conectarte virtualmente con las personas, y podrá dirigirlas sin la imperiosa necesidad de encontrarte con ellas personalmente. (Nota del traductor: muchos pastores que conozco no están acostumbrados, ni familiarizados con los asuntos digitales, algunos ni siquiera se sienten cómodos con ellos; puede ser por la generación a la que pertenecen o porque nunca han visto en esto una herramienta real y efectiva, ¡ahora lo descubrirán de golpe y no estarán preparados! Bueno, aquí haríamos bien en volver al punto 3 de este artículo: busca asesoría de lo más jóvenes, ese es su mundo y su lenguaje, seremos sabios si permitimos que ellos se desarrollen en aquellas áreas en la que algunos, antes, veían como un inconveniente: redes sociales, transmisiones online, iglesias en línea, etc., pero que ahora serán nuestras mejores herramientas para seguir adelante sin mayore perjuicios).

Ya sea que estés cómodo con ello o no, lo digital está aquí para quedarse. Todos sabemos que cuando la gente pueda reunirse nuevamente, muchos volverán corriendo porque no hay nada como estar cara a cara, especialmente cuando estamos siendo forzados a ausentarnos.


AYUDA A TU CIUDAD

En un momento en que todos están obsesionados consigo mismos, busca nuevas formas de servir a los demás.
Cuando las personas en tu ciudad vean que les importas, les recordarás que Dios también lo hace.

REPARTE ESPERANZA

Los instintos espirituales y las preguntas de las personas se activan en momentos como estos. Comparte con ellos las Buenas nuevas del Evangelio.

Un mundo que lucha con la muerte necesita tanto la esperanza de la resurrección como el poder de un Dios que sufre con ellos. El apetito por el evangelio se ha despertado como no lo ha sido en años. Una generación que está harta de exageraciones está lista para la esperanza.

CONFIANZA PROFUNDA

De una forma u otra, esta crisis pasará. Si adoptas un liderazgo humilde, sensible y piadoso durante el mismo, invertirás tanta confianza en el corazón de las personas que lideras que, en el futuro, construiréis juntos algo mucho más grande y más efectivo que en el pasado.

Después de haber atravesado juntos una crisis, podréis enfrentar mucho mejor el futuro.

Oremos para que el Señor nos permita descubrir todas la oportunidades que esta crisis nos presenta. Te aseguro que están allí.

..................................................................................

Este artículo apareció originalmente en CareyNieuwhof.com y lo hemos tomado de Outreach magazine.

 

Carey Nieuwhof es orador y podcaster, ex abogado y pastor fundador de la Iglesia Connexus, una de las iglesias más grandes e influyentes de Canadá. Con más de 6 millones de descargas, The Carey Nieuwhof Leadership Podcast presenta a los principales líderes e influyentes culturales de la actualidad. Su libro más reciente es Didn’'t See It Coming: Superando los 7 desafíos más grandes que nadie espera y que todos experimentan. Carey y su esposa, Toni, residen cerca de Barrie, Ontario, y tienen dos hijos. Visítelo en careynieuwhof.com.

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

redes sociales:
  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W
Otros temas:

September 17, 2020

Please reload

etiquetas
Please reload

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W