Cuando escuchamos el término "estancamiento" es probable que nos provoque de inmediato una idea de algo insano y que funciona mal. Cuando se trata de iglesias puede haber muchas razones por las que estas se estancan, así que hay que partir de dos consideraciones: primera, no todas la iglesias que se estancan es debido a razones malas y, segundo, puede que ese estancamiento no tenga nada que ver con la propia iglesia y su funcionamiento.

Permíteme compartir contigo cuatro escenarios probables:

1. Hay iglesias saludables que no crecen por estar ubicadas en localidades muy pequeñas.

Una iglesia puede ser saludable aunque no esté aumentando su número de miembros pues no todas se encuentran en localidades crecientes. Por ejemplo, esto ocurre en el ministerio rural. Si una iglesia está en un pueblo de 100 personas y tiene 30 miembros, ya está haciendo un trabajo asombroso porque ha alcanzado a un tercio de la población. En tal iglesia, un mayor crecimiento numérico podría no ser probable. Sin embargo, debería continuar trabajando y no rendirse para alcanzar a esas otras 70 personas que no conocen a Jesús.
La realidad es que, en casos como este, el crecimiento no siempre es una posibilidad. Hay, en verdad, otros escenarios donde una iglesia no crece, pero en ocasiones esto se debe a otros motivos.

2. Dios puede estar disciplinando a la iglesia.

A veces las iglesias no están creciendo porque Dios esta deteniendo su crecimiento.  Puede ser que Dios  esté disciplinando debido a la falta de fidelidad. Debemos tener cuidado de no asumir con tanta prisa que ese es el motivo por el cual no crece, sin embargo es fácil mirar una congregación y llegar a la conclusión de que está bajo la disciplina del Señor y que, por eso, es disfuncional: Dios no quiere traer nuevos creyentes a una iglesia que es tan infiel una y otra vez. Ahora bien, todos sabemos de iglesias que no son fieles al evangelio y sí que crecen, también conocemos otras que son fieles al evangelio y no crecen. Así que no debemos calificar de inmediato la falta de crecimiento como una disciplinada ejercida por Dios, aunque no debemos desechar que ese sea el motivo.

3. Debido a la mentalidad de «manada pequeña».

En algunas localidades y en ciertos círculos cristianos hay una mentalidad de «manada pequeña». Existe una actitud parecida a: «nosotros somos el rebaño de Dios; somos un remanente pequeño pero verdaderamente santo, y todos los demás son infieles». Esta perspectiva resulta en la creencia generalizada, pero a menudo no expresada, de que cualquier iglesia que esté creciendo está haciendo algo mal. Te parecerá de risa pero, en algunas ciudades, una de las formas de obtener una mala reputación es ser una iglesia en crecimiento. No faltará quién les señale diciendo que están creciendo por usar estrategias nocivas. Es cierto que la mayoría de nosotros conoce ejemplos de iglesias que están creciendo por la razón equivocada. Sin embargo, la mentalidad de «manada pequeña» (esta creencia de que de alguna manera es más piadoso decrecer mientras se purga a la iglesia de los pecadores) es inútil en el mejor de los casos, y destructiva en el peor de los casos. Realmente creo en una iglesia cuya membresía se regenera.
También hay que decir que en ocasiones excepcionales será apropiado que una congregación expulse a un miembro de la iglesia, siempre y cuando lo haga con amor y con la esperanza de que esa persona se arrepienta y regrese. Pero nunca deberíamos destacar la disminución de la asistencia como algo bueno, deberíamos querer que la iglesia crezca.  Una mentalidad de «manada pequeña» estanca a la iglesia deteniendo su crecimiento.

4. Debido a un liderazgo insuficiente.

Incluso sin estar en un entorno rural o tener una mentalidad de «manada pequeña» nuestras iglesias pueden terminar estancadas. Algunas veces nuestras iglesias crecen y luego se detienen, y nos preguntamos por qué. Esto puede deberse a la forma en que está diseñado nuestro liderazgo.
Una iglesia de menos de 100 miembros puede operar principalmente con un modelo relacional: la mayoría de las personas tiene una conexión directa con el pastor y, el discipulado se da en una ambiente más familiar donde el pastor tiene conexión con todos. Sin embargo, a medida que una congregación crece y supera los 100 miembros, el estilo de liderazgo debe cambiar para adaptarse a este crecimiento: el equipo debe expandirse para crear un entorno donde el discipulado aún pueda florecer sin una conexión directa con el pastor principal. Tal cambio de sistema en el modelo de liderazgo puede ser difícil de asumir para los pastores porque deriva en una disminución de de dos aspectos: las relaciones más profundas y el control en diversos aspectos. Sin embargo, es esencial para los pastores expandir su liderazgo cuando la iglesia está creciendo, solo así logrará un mejor funcionamiento con el discipulado y el servicio.

Importante: acoger a los no creyentes.

No siempre un buen liderazgo  es el remedio para el estancamiento. Lo que está claro es que nuestras iglesias necesitan una mayor divulgación del evangelio porque si no estamos llegando a nuevas personas, ¿cómo pretendemos crecer?


Es importante reflexionar en lo siguiente:
a. ¿Cómo está llevando a cabo nuestra iglesia la labor evangelística?
b. ¿Los pastores toman tiempo de sus horarios para compartir el evangelio con aquellos que no lo han escuchado?
c. ¿Buscan oportunidades para aprender más sobre evangelismo a través de conferencias o seminarios?
d. ¿Se anima a la congregación a compartir personalmente el evangelio?
e. ¿Se siente bienvenida en tu iglesia una persona que habitualmente no se congrega?

Un estudio hecho en iglesias pequeñas (con una asistencia de hasta 250 personas) por el Billy Graham Center en asociación con LifeWay Research, el Caskey Center for Church Excellence y otras once denominaciones, examinó los «factores clave que facilitan el crecimiento a través de la conversión».

El estudio encontró que la razón número uno por la cual las iglesias crecen en conversiones, es porque  «la iglesia sabe atraer y mantener un gran porcentaje de gente que habitualmente no asiste a la iglesia». Estas iglesias son lugares de invitación, bienvenida y participación para los que no asisten habitualmente.
 Echa un vistazo a tus programas y a los ministerios que tienes en tu iglesia para llegar a los incrédulos, tanto los que visitan su iglesia como los que aún no han puesto un pie en ella. Hemos de procurar que en nuestra iglesia haya un ambiente amoroso y acogedor que genuinamente busca compartir el evangelio, pues esta es una excelente manera de enfrentar el estancamiento y buscar activamente el crecimiento.

Desde la plataforma IDEAS hemos desarrollado una manual específico para ayudar a las iglesias a ser mejores anfitrionas para los reciben llegados. También ofrecemos formación al respecto junto con los recursos necesarios para implementar este sistema que llamamos de «asimilación». Todo comienza cambiando la perspectiva respecto de la gente nueva: dejar de verlos como visitantes y comenzar a verlos como invitados. ¿No notas cuál es la diferencia entre una cosa y otra?  Descárgate gratuitamente el manual «Una familia en espera de invitados» y descubre por ti mismo todo lo que se puede hacer al respecto para mejorar cualitativamente, aquí está el link donde lo encontrarás.

 


Ed Stetzer, editor colaborador de la revista Outreach, es el distinguido presidente de iglesia, misión y evangelismo de Billy Graham en Wheaton College y Wheaton Grad School, donde también supervisa el Billy Graham Center. Este artículo apareció originalmente en The Exchange. Nosotros lo hemos traducido y adaptado desde Outreach Magazine. Su web se encuentra en este link.

 

Soraya Méndez tiene formación como coach especializada en liderazgo, es colaboradora en la plataforma IDEAS y, actualmente, se encuentra realizando una investigación para desarrollar un material de ayuda a pastores y equipos de liderazgo. Puedes visitar su web aquí.

Edmundo Hernández, fundador de la plataforma IDEAS, es asesor y consultor de pastores y equipos de liderazgo desde la ciudad de Barcelona, España. Actualmente está traduciendo y adaptando un manual para desarrollar más efectivamente el sistema de células en las iglesias. Puedes descargarte otros materiales suyos en este enlace de recursos gratuitos.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

redes sociales:
  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W
Otros temas:

September 17, 2020

Please reload

etiquetas
Please reload

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W